Puerro Ver más grande

Puerro

1,79 € impuestos incl.

0,90 € por Por 500 grs.

V0121

Nuevo

Ideales para: Mujeres embarazas por su aporte de ácido fólico.

Mejor momento de consumo: Los mejores de otoño e invierno.

Más detalles

Verduras Premium
Calidad Extra
Calibre Aproximado 30-40mm
Unidades Aproximadas por 1kg 6-10
Peso Aproximado de la Unidad 100-150g

También llamado “Ajo porro”, es de la misma familia de los ajos, cebollas o cebolletas, los puerros son cultivos casi con más aportes medicinales que nutricionales. Su origen puede estar en la Antigua Mesopotamia, desde donde seguramente se extendió al resto del mundo. Fue cultivado por los romanos, grandes consumidores de puerros, quienes lo introdujeron en su día en Gran Bretaña donde también tuvo mucha aceptación. En la Edad Media su consumo ayudó a frenar el hambre, extendiéndose después por todo el mundo

Consumido desde la antigüedad, sobre todo por sus propiedades terapéuticas, el puerro siempre ha sido muy apreciado en la cocina mediterránea. Se pueden comer, en fresco (cuando están tiernos, sobre todo los más pequeños) crudos y picados muy finos se pueden añadir a las ensaladas. También, si son muy grandes o están muy maduros conviene prepararlos cocidos o al vapor. Fríos y aderezados con una vinagreta o mahonesa, resultan exquisitos.

En España, en la actualidad, es en el norte donde más puerros se cultivan: Navarra, La Rioja y País Vasco. En Europa, es Francia el país que más los produce y consume.

En el caso de los niños, se les puede hacer más atractivos en purés, cremas, pizzas o tortillas. La parte blanca y tierna es la que se emplea principalmente para consumir, pero si queremos aprovechar las hojas verdes, se pueden utilizar para elaborar y dar sabor a sopas y guisos. La ingesta del caldo, sin sal y en ayunas, es un buen remedio depurativo y diurético.

Es uno de los ingredientes básicos de la “purrusalda” – literalmente caldo de puerro - plato típico de la cocina vasca y cena ideal en invierno elaborado a base de puerro, patata, zanahoria y unas migas de bacalao. Antiguamente era un plato típico de cuaresma y se cree que es un plato de origen humilde, ya que se elaboraba con productos que nunca faltaban en la huerta: puerros y patatas.

No hay preguntas de los clientes por ahora.


Su pregunta se ha enviado con éxito a nuestro equipo. Gracias por la pregunta!
Empezar una nueva conversación
esconder forma
Captcha

Algunos de los beneficios que nos aportan son:

El agua es el componente mayoritario, lo que, unido a su bajo contenido en hidratos de carbono, convierte al puerro en un alimento de escaso aporte calórico. Además, presenta una cantidad importante de fibra y de algunas vitaminas y minerales.

El puerro es una buena fuente de folatos y también aporta vitaminas C y B6, aunque éstas últimas en menor cantidad. Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

La vitamina C tiene acción antioxidante, participa en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, además de favorecer la absorción del hierro de los alimentos y aumentar la resistencia a las infecciones.

La vitamina B6 actúa en el metabolismo celular y en el funcionamiento del sistema inmunológico.

El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, además de intervenir en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos. También forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

PURRUSALDA

Tiempo:          45 minutos
Dificultad:       Mínima

Ingredientes:

  •          3 puerros grandes (la parte blanca sólo)
  •          4 zanahorias medianas
  •          2 patatas medianas
  •          2 cebolletas (solo el tallo verde)
  •          2 dientes de ajo
  •          1,2 l. de caldo de pescado o verduras. 
  •          1 hoja de laurel
  •          2 cucharadas de AOVE
  •          1 cucharada de pimentón dulce
  •          1 huevo
  •          Aceite de oliva suave
  •          Sal

Elaboración.

  • Peláis las hortalizas, retirando las partes feas, las lavamos y las cortamos en trozos de bocado. Los puerros, cebolleta y zanahorias en rodajas y las patatas en dados.
  • En una cazuela amplia ponemos el aceite a calentar a fuego medio.
  • Echáis las hortalizas cortadas y damos unas vueltas con la cuchara. No buscamos que las hortalizas se doren ni que se cocinen, solo que se impregnen con el aceite. Salamos ligeramente.
  • Añadísel caldo, la hoja de laurel y subimos el fuego hasta que rompa a hervir.
  • Cuando hierva, bajáis el fuego lo justo para que se mantenga el hervor y dejamoscocer destapado durante unos 30 minutos o hasta que veamos que las hortalizas están tiernas.
  • Preparáis un sofrito con los dos dientes de ajo y cuando estén dorados le añadís la cucharada de pimentón. Removéis y se lo añadís al caldo.
  • Dejáis hervir unos 4 minutos más.
  • Rectificamos de sal si fuese necesario y servimos.
  • En el momento de servir, se pueden poner por encima unas gotas de AOVE y un huevo duro picado. Hay quien también le añade unas migas de bacalao cocido.

30 otros productos en la misma categoría: