Patata Cachelos Ver más grande

Bolsa Cachelos

3,49 € impuestos incl.

3,49 € por unidad/es

V0117

Nuevo

Bolsa de 3 kg aprox.

Ideales para
comerlos cocidas, con una pizca de sal, aceite de oliva y pimentón.

Mejor momento de consumo de septiembre a marzo.

Más detalles

Verduras Premium
Calidad Extra
Calibre Aproximado 45-80mm
Unidades Aproximadas por 1kg 10-12
Peso Aproximado de la Unidad 80g

Con el permiso de la patata más famosa del mundo: Mister Potato, que vio la luz a mediados del siglo pasado, esta planta, tiene sus orígenes en América del Sur. Seguramente que si Mister Potato pudiese elegir qué tipo de patata pudiera ser, seguramente elegiría ser la patata gallega también denominada comúnmente como “cachelos”.

En España, disponemos de dos Indicaciones Geográficos Protegidas ( IGP), una para la “PATATA DE GALICIA” O “PATACA DE GALICIA” popularmente denominadas “cachelos” y otra para las catalanas “PATATA DE PRADES” O “PATATES DE PRADES”, ambas variedad Kennebec. La única DOP en patatas, es para las “PAPAS ANTIGUAS DE CANARIAS”, con sus variedades Solanum Tuberosum Andígena, Solanum Tuberosum Tuberosum y Solanum Chaucha.

En este caso, los “cachelos” son realmente la forma de cocinar la patata cocida o a la forma de disponerla con otros alimentos (Cachelos viene de cachos según el diccionario de la RAE). Patata que se corta a cuchillo, pero dejando a la patata que “rompa” por donde quiera, lo que le confiere a cada trozo un “dibujo” diferente. El IGP de Patata de Galicia, los define como aquellos tubérculos de la especie Solanum tuberosum L., de la variedad cultivada «Kennebec», destinados al consumo humano y de determinadas zonas de cultivo:

Zona de Bergantiños (A Coruña)

Zona de A Terra Chá-A Mariña (Lugo)

Zona de Lemos (Lugo)

Zona de A Limia (Ourense

Sus características particulares son las siguientes: redonda a oval, presencia de ojos muy superficiales, piel de apariencia lisa y fina, y de color amarillo claro. La carne, es de color blanco, textura: firme al tacto y muy cremosa al ser cocida, consistente en boca. Destacando su contenido en materia seca y por sus cualidades de color, aroma y sabor después de ser cocinadas. En resumidas cuentas, la calidad de consumo es excelente.

Recordad siempre, para almacenarlas, lo ideal es en lugar seco, fresco y protegidas de la luz del sol.

Recomendamos mejor cocidos con su piel para mamntener sus características y potenciar su sabor y aroma

No hay preguntas de los clientes por ahora.


Su pregunta se ha enviado con éxito a nuestro equipo. Gracias por la pregunta!
Empezar una nueva conversación
esconder forma
Captcha

Algunos de los beneficios que nos aportan son:

Nos aporta energía al ser un alimento rico en hidratos de carbono (almidón).

Los cachelos cocidos al vapor con piel son sin duda la preparación más sana de las patatas. Al cocer con piel se puede reducir la pérdida de potasio y de vitaminas C y del grupo B (B1, B2, B3 y B6)

Las patatas hervidas, asadas o al vapor son eficaces en casos de gastritis, estados febriles y acetona.

Por sus características nutricionales y su riqueza en fécula, la patata se equipará con los cereales, porque es rica en hidratos de carbono (15 g/100 g), y con una composición proteica del 2% pero un contenido de grasas casi nulo. Por ello es un alimento muy digestivo.

En cuanto a los minerales, las patatas son una fuente abundante de potasio, además de contener pequeñas cantidades de magnesio y hierro, pero bajas en sodio.

SARDINAS CON CACHELOS

Tiempo:          50 minutos
Dificultad:       Baja

Ingredientes:

  •          ½ kg de sardinas
  •          1 hoja de laurel
  •          1 kg de patatas gallegas IGP
  •          ½ kg de pimientos de padrón
  •          Aceite de oliva virgen extra
  •          Pimienta negra
  •          Sal

Elaboración:

  • Ponéis las sardinas a reposar con sal durante al menos dos horas, para que se impregnen bien de sal.
  • Asáis las sardinas en la parrilla hasta que quede la piel crujiente. No seáis impacientes.
  • Todas las patatas deben que ser más o menos del mismo tamaño, medianas a ser posible.
  • Las laváis bien y cocéis enteras y con piel en agua con sal y la hoja de laurel.
  • En el momento en que veamos que están cocidas, escurrís el agua y se tapan con un paño y se deja con fuego bajo.
  • A continuación las peláis y troceáis.
  • Freís los pimientos, y cuando estén se escurren y salan.
  • Servís las patatas junto con las sardinas y todo ello decorado con los pimientos, terminando así el plato de sardinas con cachelos.
  • ¡Buen provecho!

30 otros productos en la misma categoría: