Patata Guarnición

0,99 € impuestos incl.

0,49 € por Por 500 grs.

V0115

Nuevo

Ideales para: Asarlas con piel y cortadas en gajos.

Mejor momento de consumo: De septiembre a marzo.

Más detalles

Verduras Premium
Calidad Extra
Calibre Aproximado 30-50mm
Unidades Aproximadas por 1kg 15-35
Peso Aproximado de la Unidad 30-80g

La patata es originaria del norte de los Andes peruanos, cerca del Ecuador. Para las civilizaciones precolombinas, la patata junto con el maíz, eran sus alimentos esenciales. Cuando los españoles conquistaron el imperio Inca encontraron a la “papa” cultivada y consumida en todo el territorio, sin embargo, la rechazaron como alimento durante unos doscientos años (¡!) ya que algunos religiosos decían que no podían comer papas porque su nombre no aparecía en la Biblia.

Durante la segunda mitad del siglo XVI los españoles llevaron la papa a Europa, principalmente como curiosidad botánica, llegando en primer lugar a Sevilla. Allí fue donde se utilizó por primera vez como alimento en el Hospital de las cinco llagas, hoy sede de la Junta de Andalucía. En cuanto a la difusión de la patata en Europa se realiza en dos frentes, uno el español a través de España e Italia y el otro el inglés donde el corsario Drake la trae desde Virginia y regalada al botánico Gerard, la cultiva en su huerto de Londres.

Fue la llamada Guerra de los 30 años (1618-1648) la que hizo que la patata se convirtiera en alimento de sustento que mitigara las hambrunas de los europeos. Comienza a cultivarse en los Países Bajos y hacia 1780 la patata ya era el principal sustento de pueblos como los irlandeses que consumían más de 3 kilos diarios. Su dependencia era tal que cuando apareció una plaga (“Irish Famine”) las consecuencias de hambrunas y muertes fueron terribles y motivaron los grandes flujos migratorios a Estados Unidos.

En cocina, la patata puede ser el ingrediente principal o una guarnición que acompañe a este.  Para este segundo cometido lo más sano es escogerlas de pequeño tamaño, y cocerlas o asarlas con piel. Las mejores variedades en ese caso son Spunta, Kennebec (los famosos cachelos de Galicia), Caesar, Desirée o la polivalente Monalisa.

No hay preguntas de los clientes por ahora.


Su pregunta se ha enviado con éxito a nuestro equipo. Gracias por la pregunta!
Empezar una nueva conversación
esconder forma
Captcha

Además de otros beneficios que otras variedades aportan, las patatas cocidas:

La patata hervida o en puré es beneficiosa cuando tenemos problemas digestivos, favorece el proceso de la digestión, el tránsito intestinal y también para evitar el reflujo gástrico

Cocidas al vapor con piel son sin duda la preparación más sana de las patatas. Al cocer con piel se puede reducir la pérdida de potasio y de vitaminas C y del grupo B (B1, B2, B3 y B6).  Estas vitaminas nos ayudan a mantener una buena salud en los diferentes tejidos del cuerpo, también para los músculos, huesos, la piel y aumentar las defensas.

Las patatas hervidas, asadas o al vapor son eficaces en casos de gastritis, estados febriles y acetona.

Las vitaminas que contiene Nos ayudan a reducir la hipertensión por su contenido en potasio, para este caso hay que comerlas hervidas, al vapor o asadas, sin salsas, y poca o nada de sal.

Por los hidratos de carbono complejo que contiene nos favorece para mantener los niveles adecuados de azúcar en la sangre.

CARRÉ DE CORDERO CON PATATITAS ASADAS

Tiempo:          30 minutos
Dificultad:       Media

Ingredientes:

  • 4 carrés de 4 costillas cada uno (uno por comensal).
  • 600 g. de patatas de guarnición
  • 6-8 chalotas.
  • 1 cabeza de ajo entera y cortada horizontalmente.
  • 3 dientes de ajo picados.
  • 1 vaso de vino tinto.
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE).
  • 1 cucharada de vinagre de Jerez
  • Sal en escamas.
  • Varias ramas de romero fresco.
  • Varias ramas de tomillo fresco.
  • Estragón fresco.
  • Sal.
  • Pimienta negra.

Elaboración:

  • Lo primero es marinar los carrés la noche anterior. Para ello, mezcláis en un bol el vaso de vino con 2-3 cucharadas de AOVE, una cucharada de vinagre de Jerez, sal en escamas, las ramitas de romero y de tomillo frescos, el estragón y los dientes de ajo picados.
  • Pincháis los carrés de cordero con un cuchillo puntiagudo realizando incisiones para que penetren los sabores.
  • Vertís la mezcla en una bolsa grande con cierre y añadís los carrés. Cerráis la bolsa, asegurándoos que quede bien sellada y metemos en el frigorífico al menos durante 4 horas, o incluso mejor toda la noche.
  • Cuando vayáis a empezar a preparar los carrés, precalentáis el horno a 200ºC.
  • Preparáis las patatas al vapor para que estén tiernas, ya que el cordero se hace rápido en el horno y no darían tiempo a que las patatas estuvieran listas.
  • Mezcláis en un bol la sal, el romero seco, el ajo en polvo y la pimienta negra molida. Espolvoreáis con la mezcla nuestros carrés.
  • En una bandeja para horno, ponéis el cordero, las chalotas, la cabeza de ajo cortada y las patatas que ya cocidas.
  • Rociáis todo con un generoso chorro de AOVE
  • Metéis al horno durante unos 15 minutos para tener la carne al punto, menos tiempo si os gusta más crudita o un poco más si os gusta más hecha.
  • Servir enseguida, pues como está rica es recién salida del horno! 

30 otros productos en la misma categoría: