Patata Guisar Ver más grande

Patata Guisar

1,29 € impuestos incl.

0,65 € por Por 500 grs.

V0119

Nuevo

Ideales para: Preparar patatas a la riojana.

Mejor momento de consumo: En otoño.

Más detalles

Verduras Premium
Calidad Extra
Calibre Aproximado 50-80mm
Unidades Aproximadas por 1kg 4-8
Peso Aproximado de la Unidad 120-200g

Cuando llega el otoño vuelve a apetecer la “cocina de cuchara”. Tanto las legumbres, las sopas y las patatas guisadas son magníficos ejemplos de ella. La gastronomía española está llena de estupendas recetas de patatas para protagonizar una comida de invierno y, para ello, las patatas viejas o tardías son las ideales. Podemos encontrarlas con el nombre de “viejas”. Son aquellas patatas que se recogieron el año anterior y se venden este año.

Su maduración bajo tierra de más de medio año, le confieren unas características muy especiales. La piel de estas patatas es mucho más oscura, arrugada y gruesa. Son más grandes que las nuevas, el interior es más amarillo y blando.

Estas patatas que fueron hechas para aguantar lo que les echen y como tienen menos humedad, sucumben más tarde a la podredumbre, aun así, compra solamente las que vayas a usar en breve. En cualquier caso, tienen que guardarse en un sitio oscuro y fresco. La exposición a la luz hace que los niveles de alcaloides crezcan y que en ocasiones la piel se vuelva verdosa y la carne amarga. En ese caso, pélalas hasta eliminar cualquier área verde o deséchalas. La temperatura ideal para conservar las patatas es de 7 a 12ºC: con más calor pierden humedad y tienden a brotar; con más frío se oscurecen y transforman parte de su almidón en azúcares, volviéndose dulces y poco aptas para freír. Es decir, nunca las metas en la nevera y a ser posible, guárdalas en una despensa fresca o en el balcón, dentro de un saco de tela o caja de madera con rendijas, para que puedan ventilarse y respirar. Revisa de vez en cuando que no haya ninguna podrida, o las que estén más cerca correrán la misma suerte.

En cocina se emplean principalmente para purés y guisos ya que por su textura harinosa contienen mucho más almidón (hasta un 20%) que las nuevas y quedan bien compactas tras la cocción. Las mejores variedades para guisar son la Red Pontiac, Spunta, Kennebec (los famosos cachelos de Galicia) o la polivalente Monalisa.

No hay preguntas de los clientes por ahora.


Su pregunta se ha enviado con éxito a nuestro equipo. Gracias por la pregunta!
Empezar una nueva conversación
esconder forma
Captcha

Recordemos algunos de los beneficios que nos aportan las patatas:

La patata hervida, asada o al vapor es eficaz en casos de gastritis, estados febriles y acetona.

El jugo de patata cruda es también un elemento medicinal en caso de gastritis aguda y de procesos de úlcera gastroduodenal.

Ayudan a regular la hipertensión y a mantener en forma nuestros músculos.

Se considera un alimento con propiedades antioxidantes y su poder antiácido ayudan a tratar problemas hepáticos, estomacales, cistitis, prostatitis o cálculos renales.

En rodajas para su uso tópico suavizan la piel y disminuyen los ojos cansados o hinchados.

También para uso tópico es de ayuda con quemaduras, torceduras, moratones o para cicatrizar heridas.

PATATAS CON NÍSCALOS Y SALCHICHAS

Tiempo:          75 minutos
Dificultad:       Media

Ingredientes:

  • 1/2 kilo de níscalos
  • 800 g. de patatas para guisar
  • 300 g. de salchichas frescas
  • 1 cebolla mediana
  • 1 pimiento verde
  • 1 litro de caldo de ave
  • 1 diente de ajo
  • Perejil picado
  • 200 ml de vino blanco
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • Aceite de oliva virgén extra.
  • Sal.
  • Pimienta negra.

Elaboración:

  • Comenzáis picando la cebolla y el pimiento y los pochamos a fuego lento en una cazuela suficientemente grande para todo el guiso.
  • En una sartén freímos un poco las salchichas a fuego vivo para sellarlas. Las reserváis a parte.
  • Por otra parte limpiáis bien los níscalos con un paño húmeda (nunca lavéis las setas) y los partís en trozos como de 3-4 cm.
  • Añadís al sofrito el ajo picados, cocináis un poco y agregáis los níscalos. Saltéis unos 3 minutos. Añadís a los níscalos el vaso de vino blanco y dejamos reducir durante otros 5 minutos.
  • Chascáis las patatas y las agregáis a la cacerola, mezclando todo muy bien.
  • Añadís una cucharada de pimentón, removéis para que no se queme y seguidamente agregáis el caldo de ave cubriendo las patatas por completo.
  • Dejamos cocinar unos 40 minutos a fuego lento hasta comprobar que las patatas están bien tiernas.
  • Ajustáis de sal y pimienta.
  • Incorporáis las salchichas y dejáis unos 5 minutos para que tomen temperatura.
  • Si podéis dejar reposar 15 minutos antes de servir, mejor.
  • ¡A disfrutarlas!

30 otros productos en la misma categoría: