Paraguaya Ver más grande

Paraguaya

4,69 € impuestos incl.

2,35 € por Por 500 grs.

F0072

Nuevo

Ideales: "como refrescante postre de verano".

Mejor momento de consumo: "de mayo a septiembre".

Más detalles

Este producto ya no se encuentra disponible

¿Quieres que te notifiquemos cuando este disponible? Déjanos tu correo y pincha aquí.
Frutas Premium
Calidad Extra
Calibre Aproximado 40-60mm
Unidades Aproximadas por 1kg 8-10
Peso Aproximado de la Unidad 100-125g

Las paraguayas, paraguayos, melocotones planos o de plato son oiginarios de China, donde era considerado por los emperadores chinos como su fruta preferida, porque podían girarlo en sus manos sin que el jugo gotease sobre sus barbas. De china pasó luego a Japón y después a Persia, donde Alejandro Magno lo descubrió y lo dio a conocer en Grecia.

Su pulpa es carnosa, dulce y jugosa, normalmente blanca o amarilla pálida, el hueso es pequeño, y su piel es normalmente roja aterciopelada, aunque a veces también de color anaranjado. Históricamente su consumo ha estado principalmente en el mercado nacional, por su carácter especialmente perecedero, aunque y debido a la última actualización varietal, se está consumiendo en toda Europa, con un éxito sin precedentes debido a su extraordinario sabor.

Recomendamos conservar el paraguayo en el frigorífico y consumir a temperatura ambiente. El paraguayo es un producto climatérico (madura después de la cosecha), esto último es muy importante porque se puede decidir cómo consumirlo, si duro y crujiente o blando y jugoso. Simplemente dejándolo por un tiempo a temperatura ambiente

El paraguayo se consume principalmente en fresco, aunque también se utiliza en macedonias, en la sangría o para elaborar ricas salsas.

No hay preguntas de los clientes por ahora.


Su pregunta se ha enviado con éxito a nuestro equipo. Gracias por la pregunta!
Empezar una nueva conversación
esconder forma
Captcha

Algunos de los beneficios que nos aporta las paraguayas son:

Te ayudan a perder peso: Presentes en muchas dietas no sólo por su un efecto saciante, las paraguayas contienen azúcares naturales de la fruta que evitarán el aumento de los niveles de azúcar en sangre. 

Son ricos en antioxidantes, conocidos por reforzar el sistema inmunológico, proteger al organismo del cáncer y otras enfermedades crónicas. 

Contribuye a disminuir el colesterol: Estas frutas al contener compuestos fenólicos en su piel y pulpa ayudan a regular los niveles de colesterol LDL —el malo—, y aumentan el HDL el considerado bueno.

Piel bonita: Los niveles de vitamina C de esta fruta son muy altos y esta vitamina es un ingrediente esencial para mantener una piel joven y sana. 

Estas frutas aportan calcio y fósforos dos minerales importantes para la buena salud de huesos y dientes. El fósforo y el calcio también interactúan para el mantenimiento y reparación de los tejidos corporales y la prevención de la osteoporosis

Los paraguayos por su contenido en magnesio son una ayuda contra la ansiedad y el estrés. Ayudan a regular el Sistema nervioso. Una deficiencia de magnesio puede afectar el funcionamiento del SNC dado como resultado un aumento de la ansiedad.

POLLO CON SALSA DE PARAGUAYAS

Tiempo:          25 minutos
Dificultad:       Baja

 Ingredientes:

  •          4 Contramuslos de pollo deshuesados
  •          1 cebolla pequeña
  •          2 paraguayas
  •          1/2 vaso de vino blanco
  •          un chorrito de zumo de limón
  •          1 cucharadita de tomillo
  •          1 cucharadita de comino molido,
  •          1/2 cucharadita de pimentón
  •          Una pizca de pimienta negra
  •          Sal
  •          Perejil fresco
  •          Aceite de oliva virgen

Elaboración.

  • Retiráis la piel y el hueso de los contramuslos, o le pedís al carnicero que lo haga por nosotros
  • Retiráis también los posibles excesos de grasa y secáis con papel absorbente.
  • Troceáis, salpimentáis y regáis con el zumo de limón. Reserváis.
  • Picáis la cebolla en cubos pequeños y ponéis a pochar en una sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, a fuego suave.
  • Peláis las paraguayas y retiráis el hueso. Troceáis y añadís sobre la cebolla ya pochada
  • Salpimentáis y removéis durante un par de minutos.
  • Incorporáis el pollo, el vino blanco y las especias.
  • Cocináis a fuego medio unos minutos, hasta que la fruta esté muy blanda y suelte sus jugos.
  • Tapáis, bajáis el fuego y dejáis guisar durante unos 10 minutos, o hasta que el pollo esté en su punto.
  • Agregáis un poco de perejil fresco picado.
  •  Lo podéis servir acompañado de una guarnición de arroz, quínoa, cuscús o con unas verduras de temporada.
  • ¡Que aproveche!

30 otros productos en la misma categoría: